Los interruptores conductivos se basan en el principio de conductividad y pueden aplicarse a líquidos con conductividad superior a 10 μS/cm.
Los sensores deben sumergirse en el depósito para detectar el nivel. La longitud del sensor debe ajustarse al nivel que vaya a detectarse. El llenado de líquido en el depósito cambiará la conductividad eléctrica entre el sensor de referencia y los sensores. La conexión establecida se convertirá y activará un relé que genera potencia.

Instalación rápida

Este producto es rápido y fácil de instalar porque cada sensor tiene de dos a cuatro puntos de conmutación y la longitud del sensor puede configurarse in situ.

Fácil de usar

El diseño sencillo del dispositivo facilita su manejo. Coloque el sensor en el depósito, llénelo de líquido y anote la diferencia de conductividad eléctrica.

Solución económica

Gracias a la facilidad con la que el dispositivo se puede instalar y manejar, es una solución perfecta para una gran variedad de aplicaciones y también resulta muy económica.

Flexibilidad del producto

Además de la posibilidad de configurar la longitud del sensor in situ, el producto también ofrece una sensibilidad ajustable y tiempo de retardo, lo que garantiza la flexibilidad.

Georg Fischer SA

Paseo de la Castellana 184

28046 Madrid

España